7 Principios que harán de ti un líder permanente

0
100
Photo by Estée Janssens on Unsplash

Recientemente leí un artículo que trataba el tema de la corrupción en América latina, y aunque es un tema en tendencia por estos tiempos, no suelo estar muy informado al respecto debido a que una de las actividades que evito realizar de forma constante, es el ver noticias que de algún modo expongan la parte oscura de la humanidad: Violaciones, secuestros, asesinatos, etc. Esto no se debe a que no me interese o al desear aislarme de los acontecimientos del mundo, pero simplemente prefiero ocupar mi tiempo en aspectos que me permitan mejorar como persona y como consecuencia, impactar positivamente en el mundo que me rodea.

El artículo en cuestión, argumenta cómo la raíz de la corrupción se origina principalmente porque se han descuidado aspectos fundamentales en la formación de las personas, que en esencia, es la pérdida de los valores que se están inculcando a niños y jóvenes desde los hogares principalmente, hasta los centros de educación tradicionales.

Los grandes retos de la actualidad, deben estar encaminados en formar generaciones cada vez más conscientes de sus actos, es decir, generaciones que entiendan la magnitud de problemas que se han originado en la humanidad, por el hecho de adoptar estilos de vida que van en contra de la sana evolución del ser humano.

Es por esto que hoy en día considero fundamental adoptar un estilo de vida en torno a los 7 principios de liderazgo que comparto a continuación.

Propósito

Como lo menciono en el artículo “Empieza con un propósito en mente”, el propósito es el que permite vincular tus acciones a una razón de ser que te lleve a la acción e influencia a otras personas, lo cual, en esencia, considero que es la definición perfecta de liderazgo: el poder influir positivamente en tu vida y en las demás personas.

El propósito es un pilar fundamental en el liderazgo, el que nos lleva del punto A al Z por medio de la acción.

Servicio

Es fundamental que nuestro comportamiento sea el servir genuinamente a nuestra familia, amigos, compañeros de trabajo y en general a toda la sociedad. El ser más increíble que en mi opinión ha pisado este planeta, es consciente al enseñarnos lo siguiente:

El hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir. – Mateo 20:28  

Después de todo el saber que servimos a una causa más grande que nuestros propios intereses, es lo que realmente nos genera sentido de pertenencia y de vivir extraordinariamente.

Personalmente recuerdo dos hechos que me marcaron en una de las compañías para la cual trabajé. En la primera ocasión, un compañero se acercó y me dijo que, en ese momento, yo era de las pocas personas que respondía el celular cada vez que se comunicaban conmigo y procuraba buscar una solución inmediata para los temas que necesitaban. Siguiendo por esta senda, la segunda ocasión fue una compañera de trabajo quien me dijo que mi disposición siempre estaba encaminada al servicio, y que por eso prefería comunicarse conmigo en primera instancia. Esto lo traigo a colación sin la intención de auto exaltarme, porque claramente en temas laborales, personales y demás, todos tenemos oportunidades de mejora que debemos identificar y trabajar en erradicarlas. Sin embargo, lo expongo porque son los actos pequeños en la familia, en la sociedad y en este caso en la compañía, como lo es contestar un teléfono y tener la disposición de ayudar a las personas genuinamente, lo que permite que seamos diligentes y generar el cambio que deseamos en nuestro entorno.

Pasión

Es claro que debe existir ese deseo o vocación para adquirir un estilo de vida entorno al liderazgo. Y esto se define claramente a través de una palabra que me encanta y es la pasión. Sin importar lo que hagas, si no disfrutas el camino y te reprimes continuamente, es porque simplemente no has encontrado apasionarte en lo que realizas.

Es vital que una vez comprendido el concepto de liderazgo y sus alcances, te comprometas a actuar con pasión y disfrutar el proceso de crecimiento para no desanimarte cuando no obtengas los resultados esperados. Y con esto me refiero a que después de todo, el liderazgo debe actuar como un motor que te lleve a actuar en cuanto a los aspectos que anheles mejorar en tu vida.

Empatía

Como lo menciona Stephen Covey en los 7 hábitos de la gente altamente efectiva: Procure primero comprender, y después ser comprendido. Es fundamental que las relaciones con las personas se construyan con base al deseo genuino de entenderlas, creando una zona de confianza donde exista un alto nivel de escucha y comprensión, que guíe la relación hacia una comunicación empática.

Este aspecto es diferenciador, ya que permite conectar con otras personas de forma natural, es decir, sin que parezca una relación forzada.

Mejora continua

El liderazgo tiene que ver con la posición que adoptas en todo lo que hagas en tu vida, la responsabilidad de liderar un cambio, de ser consecuentes con nuestras decisiones y de una suma de actividades que te llevarán a alcanzar tus objetivos. Sin embargo, para esto es primordial la mejora continua, es decir, el encaminar nuestras acciones diarias a la realización de las actividades que consideramos clave para nuestras metas.

Si el objetivo es ser campeón de una competencia de natación, hay que hacer acciones diarias de forma continua que te lleven a ese resultado. Un líder que no asume el control de las cosas que están a su alcance, como lo es el auto aprendizaje a través de todas las herramientas que ofrece el internet en la actualidad, la lectura o demás actividades que potencian nuestras competencias, simplemente va a quedar rezagado ante el cambiante mundo en el que vivimos.  

Resiliencia

Sin importar qué circunstancias se enfrenten, derivados de cambios repentinos o de miedos internos. El liderazgo transformacional te permite desarrollar la resiliencia necesaria para enfrentar y usar los obstáculos como herramientas de crecimiento personal. Por eso es importante cultivar y alimentar las siguientes acciones para mejorar tu resiliencia:

  • Da el salto hacia el cambio.
  • Conocerte profundamente.
  • Cree en tus competencias.
  • Proponte metas y objetivos.
  • Visualiza lo que quieres para tu vida.

Humildad

El séptimo y no menos importante, es la capacidad de entender que los humanos tenemos virtudes y defectos, y cada individuo sobre este planeta es único y valioso. Debemos expandir nuestra mente fuera de los confines de nuestros propios intereses, y de este modo entender que más allá del conocimiento o experiencia que tengamos, no podemos pasar la vida subvalorando las opiniones y aportes de los demás, e inclusive llegar a pasar por encima de los sentimientos de otras personas. Un estilo de vida basado en el liderazgo, es capaz de exponer nuestras más grandes cualidades sin apagar la voz de los demás.

Estos son aspectos que considero claves en este camino hacia el liderazgo como estilo de vida. Es claro el rol que juegan los hogares en la inyección de valores sobre las personas, ya que tendemos a juzgar a un violador de niños, sin saber siquiera si él mismo fue abusado en su desarrollo. Claramente no hay justificación para un mal acto, pero tendemos a juzgar con facilidad sin entender que lo que debemos atacar es la raíz de los problemas, y esta se puede lograr desde la autoconciencia. Promoviendo el cambio que queremos ver, empezando por nosotros mismos para migrarlo hacia nuestro círculo de influencia.

“El cambio debe ser de adentro hacia afuera”    

APLICA LA FORMULA 3D:

  • Discute: Cuéntame qué opinas, y genera un espacio de discusión a través de tus conocimientos y experiencias con toda la comunidad.
  • Difunde: Si te agrado lo que leíste y crees que puede ser de beneficio para otras personas, por favor difunde el contenido a través de tus redes sociales.
  • Desarrolla: Profundiza y aplica lo aprendido, y recuerda que la mejor forma de aprender algo, es ponerlo en práctica y enseñarlo a alguien más.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here