¿Tienes una idea ganadora que te hará ganar 1 millón de dólares? ¿Sientes que si logras desarrollar esa idea, serás todo lo que alguna vez te propusiste y lograr alcanzar el éxito? Déjame decirte, con todo el respeto que te mereces, que no harás nada con tu idea, no lograrás lo que deseas, ni alcanzarás el éxito, si realmente no tienes una motivación detrás de ello, la idea logrará ser tu principal producto o servicio, pero nunca te dará el 100% de lo que necesitas para que tu emprendimiento y objetivo se cumpla.

Para explicar un poco mejor lo que acabo de mencionar en el párrafo anterior me voy a remitir a la definición puntual de cada término. Según la Real Academia de la Lengua Española una idea es “Plan y disposición que se ordena en la imaginación para la formación de un producto o una obra” mientras que la motivación es “Conjunto de factores internos o externos que determinan las acciones de una persona”. Leyendo estos términos ¿Cual (o Qué) pieza consideras fundamental para emprender? ¿El plan para la formación de un producto, o los factores que determinan tus acciones?

Es cierto, ambas son fundamentales, sin embargo, ¿Qué sería de Steve Jobs si no hubiese tenido la motivación de seguir intentando cuando fue despedido de la empresa que creó?, o ¿Qué sería de Radamel Falcao si se hubiera retirado del fútbol cuando se lesionó en lugar de seguir intentando y volver para convertir su sueño de anotar un gol en un mundial? Ellos y todos los grandes líderes empresarios, deportistas y personas que han logrado alcanzar sus metas y propósitos tienen un factor en común. La motivación, ese pequeño ingrediente intangible que todos podemos tener pero que muy pocas veces hacemos que crezca y esté con nosotros todos los días, ese ingrediente que realmente le da sabor a la vida, y a cada decisión que tomamos, a partir de ahora, vas a incluirlo en tu proyecto de emprendimiento, y no sólo incluirlo, debe ser pieza fundamental que a diario estará ocupando un lugar importante en tu agenda, honestamente, si no lo incluyes tus probabilidades de alcanzar tus objetivos serán cada vez menores.

Mi objetivo al final con este artículo no es decirte que no va a funcionar lo que quieres hacer, de hecho, es todo lo contrario, busco que lo hagas y logres alcanzar tus sueños de una manera estructurada, y que tu motivación, la cual es la gasolina para tu emprendimiento, núnca se pierda, ni se disminuya, al final, debes tener claro que emprender no es una profesión, es un estilo de vida, ahora ya que estás empezando a motivarte, quiero que vayamos a la acción, no nos quedemos en este artículo.

¡VAMOS A LA ACCIÓN!

Lo primero que quiero que hagamos juntos es separar 10 minutos de la mañana de todos los días, justo ese momento donde nos levantamos y nos disponemos a tomar una ducha, acércate al espejo, mírate directo a los ojos y respóndete estas preguntas:

  • ¿Cuál es mi propósito, y qué voy a hacer hoy para dar un paso para lograrlo?
  • ¿Quién soy y qué soy capaz de hacer?
  • Me voy a proponer ayudar a 3 personas, (Eso te da autoconfianza y seguridad)

Finalmente luego de responder esto rápidamente, pronuncia en voz alta una frase motivadora, una que te identifique búscala y hazla tuya, eso te hará ser único y tener aspectos únicos para lograr la motivación de alcanzar tus objetivos. Por ejemplo, la que me gusta a mi es

¡Vamo a’ serlo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here